miércoles, 26 de octubre de 2011

Lo llaman locura, yo lo llamo...



Lo gritaría a los cuatro vientos, saldría a la calle bajo la lluvia sin paraguas, correría una maratón, y querría alcanzar la luna si pudiera.

Me aceleras, me inspiras, mueves cada parte de mi y aún así me quedaría corta;
debo callar, ser cautelosa ante la posibilidad de que "salga mal",
pero no lo veo, soy atrevida y valiente, me he lanzado y ya no puedo parar.

Compartiría pequeños ratos, detalles efímeros y todas las noches junto a ti,
la calidez de tu cuerpo que me envuelve, tu mirada que me llena y tus besos que me atrapan.
En la locura me encuentro, volando sin sentido, sin saber a donde voy,
sólo topo con un camino y son los brazos que me sujetan,
mantienes el equilibrio cuando caigo, y cuando me miras sólo sé sonreír como una tonta.



Lo gritaría a los cuatro vientos, saldría a la calle bajo la lluvia sin paraguas, correría una maratón, y querría alcanzar la luna si pudiera.

Me da un poco miedo, sales de la nada como un príncipe de un cuento,
luchaste por la oportunidad sin conocer qué ganabas,
apostaste ante las adversidades de un camino ocupado,
y sin embargo, allí estabas esperando como un caballero.

Momento de historias de amor, de cuentos de hadas o simples sueños,
recuerdos que no quiero olvidar y primeros besos que todavía siento;
tus manos frías acariciaban mi pelo y tu aliento calentaba mi rostro,
timidez, ternura, dulzura, y miedo se juntaban en un beso.
La pasión llena los momentos, los nervios adueñan mi cuerpo y sólo quiero verte.








Lo gritaría a los cuatro vientos, saldría a la calle bajo la lluvia sin paraguas, correría una maratón, y querría alcanzar la luna si pudiera.


No dudes que me encantas, no dudes que me gustas, no dudes que quiero verte;
quiero escachurrarte para que no te vayas, abrasarte para que siempre me sientas,
sólo deseo que tu locura, que tus detalles, que tus ganas no paren nunca.

Quiero ser la chica perfecta que buscas, esa que comparta las sábanas escuchando las historias del día,
riendo con tus bromas y acertijos que sólo tu entiendes, planeando sin movernos de la cama,
soñando con tan sólo cerrar los ojos, viajando y compartiendo nuevos lugares,
y queriendo vivir y compartir cada historia juntos.


Lo gritaría a los cuatro vientos, saldría a la calle bajo la lluvia sin paraguas, correría una maratón, y querría alcanzar la luna si pudiera.


Quizás salga mal, es lo que tienen las locuras y las grandes apuestas, no suelo jugar,
pero esta vez merece la pena el intento, probar y ver que ocurre;
apuesto, me arriesgo y me lanzo.
No dudes, porque ya tienes un gran trozo de mi, las palabras que hoy escribo van sólo para ti.



2 comentarios:

  1. Ni que lo digas... a veces son la mejor medicina! ;) otro de vuelta!

    ResponderEliminar